«Terrorismo»

txiqui
28 de Octubre de 2002 a las 03:56

[ Comentarios ]   [ Asiento de Octubre, 2002 ] [ Café Literario de Ficticia ]

 En el lenguaje lógico-matemático, las comillas sirven para diferenciar el uso de la mención. Una palabra entrecomillada no es incorporada al discurso como las demás: sólo se la menciona, es decir, se alude a ella como objeto verbal, se la sitúa en otro nivel del lenguaje (como cuando decimos que «casa» tiene cuatro letras: no hablamos de una vivienda sino de la palabra «casa»). Esta función discriminadora de las comillas se relaja en el lenguaje normal, pero no desaparece. Las comillas advierten al lector de que el término que encierran no está siendo usado en sentido literal, sino irónico, figurado, connotado o atípico. La prensa, por ejemplo, suele utilizarlas cuando una palabra adquiere, en función de un determinado uso (o abuso), un significado distinto del literal. Al hablar de los «verdes», se entrecomilla el término para indicar que no se está hablando de objetos de color verde sino de los militantes de ciertos partidos ecologistas. Sin embargo, cuando un uso no literal se impone de forma inequívoca y definitiva, las comillas desaparecen. Por eso al hablar de los rojos no se entrecomilla el término, a pesar de que es un caso semántica y etimológicamente idéntico al de los «verdes».

La palabra «terrorismo» tiene un sentido literal bastante claro: la dominación por el terror y la utilización de la violencia para infundir terror. Sin embargo, el poder, a través de los medios de comunicación, ha impuesto un uso a la vez restringido, amplio ­o, mejor dicho, ampliado­ e impropio del término, que se aleja del literal en varias direcciones.

En primer lugar, de las diversas formas de dominación por el terror y de utilización de la violencia para infundir terror, el poder, en su discurso, sólo se refiere a una al utilizar la palabra «terrorismo» (uso restringido). En segundo lugar, extiende a su antojo el campo semántico del término ­utilizándolo de forma hiperbólica o figurada­ para dar cabida en él a todo lo que le conviene criminalizar (uso ampliado). Y en tercer lugar, lo aplica arbitrariamente a planteamientos y actividades que nada tienen que ver con el terrorismo (uso impropio).

Por ejemplo, según el concepto restringido-ampliado-impropio del término que maneja el poder, matanzas como las de Sabra y Chatila (cuyo vigésimo aniversario se acaba de conmemorar) no son actos terroristas, mientras que romper una papelera sí podría serlo, y defenderse de un ejército invasor, también. Según el concepto de terrorismo que pretende imponernos el poder, algunos de los peores carniceros de la historia, como Bush o Sharon, no serían terroristas, pero sí lo serían Robin Hood, Juana de Arco, Espartaco, los maquis, los miembros de la resistencia francesa durante la ocupación nazi o los partisanos italianos.

Hay sobradas razones, por tanto, para que, como primera providencia, pongamos entre comillas la palabra «terrorismo». Con ello señalamos, y es lo menos que podemos hacer, que el uso oficial del término (o el uso del término en el discurso oficial) se aparta de su sentido literal. Es una forma de decir: «No estamos hablando del terrorismo, sino de lo que el poder entiende por terrorismo».

Pero, obviamente, no basta con entrecomillar el término: hay que denunciar su corrupción semántica e ideológica, hay que extirpar los falsos contenidos que han introducido en él y devolverle los que le han robado, y hay que desmontar una a una las fórmulas y consignas que lo incluyen (muy especialmente la expresión «condenar el terrorismo» y sus variantes).

Para empezar por el principio: el mero hecho de hablar de «el» terrorismo, en singular, es inadmisible. Si lo hacemos, introducimos en el discurso, por defecto (como los ordenadores, que, cuando no se les da una orden expresa, activan automáticamente la rutina preestablecida por el programador), la definición impuesta por el uso, es decir, por los medios, es decir, por el poder. Y además negamos, por omisión, las formas de terrorismo no incluidas en la definición oficial, que, casualmente, son las más básicas, graves y abyectas: el terrorismo de Estado y el terrorismo del capital.

Cuando se habla del terrorismo internacional, la gente piensa en un palestino con un cinturón de cartuchos de dinamita, no en el embargo a Irak o en las masacres sionistas. Cuando se habla del terrorismo en el País Vasco, la gente piensa en los coches-bomba de ETA (y, los más imaginativos, en las papeleras rotas), no en la tortura o en la brutalidad policial.

Y sin embargo no hay peor forma de terrorismo que la tortura. Si terrorismo es usar la violencia para amedrentar y sojuzgar, desde cualquier punto de vista y para cualquier ideología que no sea el fascismo puro y duro, la tortura es la más abyecta y repugnante forma de terrorismo. Doblemente repugnante, porque se practica desde el poder y en nombre de la democracia.

Hay que decirlo sin ambages y hay que repetirlo muchas veces, cuantas veces sea necesario, puesto que el silencio es el principal aliado de los torturadores: no hay peor terrorista que el funcionario que tortura al amparo del poder.

Y la tortura no sólo es la forma de terrorismo más repulsiva desde el punto de vista ético, sino también la más desestructurante. Los atentados de ETA no socavan los cimientos del edificio social: lo ha dicho el propio Aznar, que a menudo repite que ETA no puede nada contra la democracia. Y tiene razón. El único punto débil de su argumento es que no hay tal democracia; pero si la hubiera, una organización como ETA no podría nada contra ella. Los atentados generan sufrimiento y alarma, y ese sufrimiento merece todo nuestro respeto y toda nuestra solidaridad. La alarma la provocan los medios más que los atentados en sí, pero el sufrimiento de las víctimas es muy real y muy grave, y hay que ponerle fin cueste lo que cueste. Pero, evidentemente, una democracia real no tendría nada que temer, en lo que a su estabilidad se refiere, de una organización clandestina. Lo que realmente mina los cimientos de la democracia, hasta el punto de que ni siquiera es posible hablar de democracia, es el hecho de que las mismas personas e instituciones que deberían garantizar el cumplimiento de la ley y el respeto a los derechos humanos, vulneren de la forma más vil esa ley y esos derechos.

El gran problema mundial es el terrorismo, desde luego, pero no el de ETA ni el de Al Qaeda, sino el terrorismo de Estado y su inseparable complemento, el terrorismo del capital. En el Estado español hay una tasa de accidentes laborales que es el doble de la media europea; eso significa que cientos de trabajadores mueren todos los años porque, sencillamente, sale más barato enterrarlos que pagar las medidas de seguridad que podrían salvar sus vidas. Y eso es terrorismo, sin comillas.

Volviendo a la tortura, su función desestructurante no consiste sólo en quebrar desde dentro las reglas del juego democrático. La tortura desgarra, además, el tejido sociopolítico alimentando desmesuradamente la hoguera del odio, convirtiéndola en un incendio devastador. A una persona que ha sido torturada impunemente o ha visto torturar a sus seres queridos, es muy difícil convencerla de que renuncie a la violencia y apueste por el diálogo.

Es muy difícil, pero tenemos que seguir intentándolo. Tenemos que pedirle a ETA que deje de matar. Yo lo hago desde aquí e invito a todas las personas de buena voluntad a hacerlo por todos los medios a su alcance. Pero para poder pedírselo con pleno fundamento, con plena autoridad moral, hemos de acabar con la tortura. Mientras no acabemos con la tortura, no sólo no podremos resolver el conflicto vasco, sino que ni siquiera podremos hablar de democracia.

txiqui

 


Comentarios:

 

[ Comentarios ]   [ Asiento de Octubre, 2002 ] [ Café Literario de Ficticia ]

 

 


[ Editorial ] [ Constitución ] [ Censo Ficticiano ] [ Conviértete en Ficticiano ]
[ Tablero de Anuncios ] [ Café Literario ] [ Puerto Libre ] [ Marina ] [ Libro de Visitantes ]


 Mapa Índices Cuentos Comunidad Participa
 Índice Temas Índice de Autor El Portal  Lo Nuevo