Deidamia se resistía a aceptarlo, pero llegó el día en que hubo de admitirlo: se había enamorado de su pie. No del propio, sino del de aquel hombre que recién había conocido. Desde el tobillo, su forma, textura y tamaño ejercían sobre ella un embeleso inexplicable, contrario a lo que su carácter y temperamento violento le inspiraban. No lograba alejarlo de su mente mientras intentaba descubrir la causa de tal obsesión insana, de la que más tarde el fruto se llamaría Neoptolemo. La única debilidad que tanto le atrajo de aquel guerrero, sería también la causa de que Aquiles muriera años después.
Chemin de fer
05 de Noviembre 2016 / 14:44

Nov. 1 - Debilidades 05 de Noviembre 2016 / 14:44
Chemin de fer
         Taller18 de Noviembre 2016 / 11:50
         Elisa A.

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.