Otro caso que termina en violencia extrema por culpa de los medios y sus verdades a medias. Durante temporadas hablaron de que ya no era el mismo y publicaron números y estadísticas. ¿Razones? Científicas y de las otras: tala de bosques, calentamiento global, efecto invernadero y los fabricantes de abrigos pidiendo subsidios por caída de ventas.
Hasta que el gordo se hartó. Sentado en un iceberg a punto de romperse tomó fuerzas, infló los carrillos y sopló, sopló y sigue soplando. Así reivindicó laureles y el mundo, de momento, decidió cerrar la boca y cubrirla con una bufanda.
Mónica Brasca
28 de Enero 2017 / 07:17

Selección del 14/1: Mala prensa, de mudra’s 28 de Enero 2017 / 07:17
Mónica Brasca

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.