Joel perdió a muchos seres queridos muy joven, y por ello los que lo conocían entendían que le costara mucho decir “Adios”; es más, entre más cercano fuera el vínculo de Joel, menos posible era que se despidiera. También tenía una pequeña colección de frascos con agua de colores que nadie entendía para qué servían, y si hubieran sido más observadores y precavidos, habrían entendido que cuando alguien que Joel quería debía partir, su colección crecía y de esa persona no volvía a saberse nunca más.
Hechicero
03 de Febrero 2017 / 12:28

DUROS ADIOSES 03 de Febrero 2017 / 12:28
Hechicero

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.