Los que conocían a Javier, sabían que tenía un ligero caso de dislalia; frecuentemente se le confundían los tiempos verbales; siempre usaba categóricos en lugar de condicionales y, cuando se despedía de alguien, a veces decía “Mucho gusto en conocerte”, al igual que al presentarle a alguien por primera vez, solía decir “Fue un placer haberte conocido”. Por lo demás, también era raro que algún acontecimiento lo tomara por sorpresa y siempre ganaba las apuestas en eventos deportivos. Era, en definitiva, un sujeto singular
Como podrán imaginarse, Javier no tenía en realidad dislalia, sino que poseía la rara característica de vivir de adelante para atrás.
Hechicero
04 de Febrero 2017 / 14:59

SENTIDO CONTRARIO 04 de Febrero 2017 / 14:59
Hechicero
         Hay materia prima para una buena minificción21 de Febrero 2017 / 09:11
         Marcial Fernández
                  Sentido Contrario Rev21 de Febrero 2017 / 12:11
                  Hechicero
                           Propuesta27 de Febrero 2017 / 19:27
                           Marcial Fernández
                                    Vale, aprobado sin objeción. Así queda.28 de Febrero 2017 / 15:29
                                    Hechicero

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.