A los cinco años lo trajeron al internado. En una caja de cartón la poca ropa que tenía y un par extra de zapatos, que pronto le quedaron muy apretados. Lo acomodaron en un dormitorio y la abuela le dio la bendición y le recomendó que se portara bien. Después la vieja y el tío se marcharon caminando sin ninguna prisa. Los vio desde la puerta principal y trató de soltarse, entre llantos y desesperación, de la mano férrea de aquel extraño. Unos días antes su madre había muerto y ahora la angustia, atorada en el pecho, le decía que se quedaba solo para siempre.
Black Dot
04 de Febrero 2017 / 21:31

La bendición 04 de Febrero 2017 / 21:31
Black Dot
         Muchas terminaciones iguales21 de Febrero 2017 / 09:15
         Marcial Fernández

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.