No nos habíamos mirado a los ojos, hasta ahora. Sus palabras me dieron justo ahí, en el corazón, dónde duele y como una flecha. ¡Menudo arco de hierro tenía! Más profunda la herida, más insensata e inocente yo me sentía. Que el aroma de su piel, el tacto, iban desapareciendo poco a poco, con esa despedida. Podría haberme dicho, hasta luego, sin hacerme daño, pero como bien sabía yo, las mujeres eran bien complicadas, y lo digo siendo una. ¿Cuántos te quiero dejarás detrás de un adiós? Uno, dos o tres mil, cuatro mil adiós clavados en mi pecho.

Participa.
Giulianna .A.
07 de Febrero 2017 / 14:58

Justo ahí, dónde duele 07 de Febrero 2017 / 14:58
Giulianna .A.
         Taller08 de Febrero 2017 / 07:30
         SAPO
                  Bueno...24 de Febrero 2017 / 17:41
                  Giulianna .A.

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.