Realizadas todas las pruebas, el exoesqueleto motorizado, semejante a una botarga con apariencia de luchador estaba listo. Dentro de él, miles de cables y sensores estaban conectados a Dionisio, quien ahora podría convertir en realidad los sueños frustrados por la cuadriplejia que lo confinó a una silla de ruedas. Esperaba con ansia el momento de poder cruzar el pórtico de su casa con su amada Mercedes en brazos.
Chemin de fer
09 de Noviembre 2016 / 20:41

Ilusión 09 de Noviembre 2016 / 20:41
Chemin de fer

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.