Se despidió de cada uno de ellos individualmente. Con calma. Recordando todo lo vivido, compartiendo pan, vino, risas e historias.
Se tomó tanto tiempo en decir adiós que, al final, decidió quedarse.

Al día siguiente despertó de nuevo en su cama. En su casa. En su ciudad.

Solamente él.
Cuitláhuac
10 de Febrero 2017 / 10:18

Solo 08 de Febrero 2017 / 22:41
Cuitláhuac
         TALLER, (SELECCIONADA)09 de Febrero 2017 / 01:31
         Tequila
                   Solo (corregido)10 de Febrero 2017 / 10:18
                  Cuitláhuac

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.