La botella flota en el mar, sube y baja conforme las olas la empujan. Adentro lleva una nota dirigida a nadie. “Me voy y nunca me conocerás” dice.
Una mañana un hombre camina a la orilla de una playa y la ve rodar en la arena. Se acerca a recogerla y la destapa. Lee el recado. Va su casa decepcionado y escribe otro que embotella y avienta después al agua. El de él solo dice, “adiós y que te vaya bien”.
Black Dot
11 de Febrero 2017 / 10:47

Pasado por agua 11 de Febrero 2017 / 10:47
Black Dot
         Taller13 de Febrero 2017 / 17:15
         carlos bortoni

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.