Todas las noches oigo a la abuela acercarse. La escucho decirme buenas noches y luego arrastrar sus pasos cansados para marcharse. Pobre vieja que siente la necesidad de venir a ver que todo esté bien. En ocasiones acomoda en los jarrones las flores que trae de su jardín, otras veces llora y menciona mi nombre. Se lamenta de haber estado tan mal el día en que me vinieron a dejar a la cripta y no me pudo decir adiós.
Black Dot
14 de Febrero 2017 / 22:05

Adios 14 de Febrero 2017 / 22:05
Black Dot
         Taller15 de Febrero 2017 / 16:35
         Mónica Brasca

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.