Para deshacerse de él, recurrió al maltrato solapado, después al inocultable desprecio ante los demás. Como no hubo caso, probó con la infidelidad, que le fue perdonada sin reproches. Por fin logró el éxito rotundo cuando reunió a la familia y anunció su decisión de no volver a cocinar.

Regaliz
20 de Febrero 2017 / 17:27

Adiós a las ollas 20 de Febrero 2017 / 17:27
Regaliz
         TALLER22 de Febrero 2017 / 02:29
         el aguila descalza

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.