Las sirenas ven que la embarcación se aproxima y “ do re mi fa so la si”, afinan sus voces. Discuten entre ellas, porque algunas quieren ser solistas y dicen que solo necesitan un coro. El navío pasa a un lado de ellas que vuelan en la corriente tibia del mediterráneo. Ulises, amarrado al mástil, las escucha y siente enloquecer, pero sus hombres son indiferentes. Así es como el primer empresario musical de la historia tuvo su primer fracaso.
Black Dot
03 de Marzo 2017 / 20:53

Cazador de talentos 03 de Marzo 2017 / 20:53
Black Dot
         Selección día 311 de Marzo 2017 / 17:33
         Eleasar

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.