Claudine era rubia, alta y delgada, de finas facciones, culta e inteligente. Además de cariñosa, tenía un carácter generoso y una curiosidad inmensa. La esperé por años, hasta que en el otoño de la vida conocí a Verónica por casualidad. Ella tuvo que acostumbrarse a que en ocasiones la llamara Claudine y yo, a su extraña enfermedad, a su tez morena, a su estatura y complexión medias. Pese a su dificultad para caminar, su inteligencia, cultura y curiosidad me hacen correr siempre detrás de ella.
Kukulkán
11 de Noviembre 2016 / 22:53

Quimera (viene del día 8) 11 de Noviembre 2016 / 22:53
Kukulkán
         Nota:11 de Noviembre 2016 / 22:57
         Kukulkán
         Taller14 de Noviembre 2016 / 09:28
         carlos bortoni

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.