Regalos griegos
Acompañada de un niño sucio y harapiento, Penélope lo persigue en busca de un aumento en la pensión. Ella hace circular rumores en los bares y prostíbulos: “Es un mal padre, no tengo ni para la leche ni los pañales”. Y las piernas de las mujeres, incluso la aleta caudal de las sirenas, se cierran negándole el placer al incumplido padre. Con tal de que se marche, él le ofrece ricos presentes. En Ítaca, vestida y enjoyada, Penélope recibe un caballo de madera. Dentro, en lugar de víveres, oro y vino, un regimiento de soldados con órdenes de acabar con los amantes de Penélope que consumen la manutención del niño.
Malvadisco
14 de Marzo 2017 / 22:25

Regalos griegos 14 de Marzo 2017 / 21:43
Malvadisco
          Por favor, esta versión, sr/sra tallerista 14 de Marzo 2017 / 22:25
         Malvadisco
                  Taller16 de Marzo 2017 / 14:48
                  Mónica Brasca

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.