Él se hizo a la mar un día y prometió volver. Así pasaron los años y ella lo siguió esperando. Quizás nunca regresaría pensaban los pretendientes y hasta ella misma lo llego a dudar. El color de su pelo, la solidez de sus muslos, el brillo de sus negros ojos y hasta los hombres que tanto llegaron a codiciarla la empezaron a abandonar. El no regresó. Dicen que fue la decepción tan grande que ella se llevó. Lo cierto es que cuando encontraron su cuerpo, flotando con el ir y venir de las olas, pensaron que aun en la muerte Penélope quería a encontrarse con su Ulises.
Black Dot
16 de Marzo 2017 / 08:29

Otro final 16 de Marzo 2017 / 08:29
Black Dot
         Taller18 de Marzo 2017 / 06:03
         José M. Nuévalos

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.