Hastiada de su labor, deja caer el estambre y las agujas. Su mente divaga hacia lugares familiares; el regazo de su amado, el pecho, sus brazos, las piernas firmes, sus nalgas como manzanas. Se recarga en su silla, y las manos que antes tejían la mortaja, ahora empiezan a trepar por sus muslos hasta donde encuentran ese botón que le arranca suspiros, le provoca humedades y estremecimientos. Sus dedos adquieren un ritmo. Sus labios repiten el nombre del amante ido tantos y tantos años atrás mientras ella rinde tributo al sensual Eros.
Black Dot
21 de Marzo 2017 / 06:47

Sr. Tallerista podria considerar esta para el día 20.... 21 de Marzo 2017 / 06:45
Black Dot
          Tributo21 de Marzo 2017 / 06:47
         Black Dot
                  Muy lamentable...27 de Marzo 2017 / 01:14
                  el aguila descalza
                           Me parecio que el sitio estaba fallando porque intente varias veces...27 de Marzo 2017 / 11:30
                           Black Dot

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.