Si Penélope y yo hubiéramos sido coetáneas —y amigas— le habría sugerido que, en vez de hacer competir a sus pretendientes manipulando el arco que sólo Ulises dominaba, evaluara a los jóvenes, uno por uno, en otro tipo de destrezas más placenteras.

No se habría convertido en el símbolo de la devota esposa, pero los veinte años que esperó a su marido entre sollozos, mientras él se veía obligado a complacer a Circe y a Calipso, se le habrían pasado volando.
Laura Elisa Vizcaíno
29 de Marzo 2017 / 18:29

Selección día 13 "Consejos íntimos" de Nestórida 29 de Marzo 2017 / 18:29
Laura Elisa Vizcaíno

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.