Ulises observa a sus hombres: bravos, valientes, capaces de jugarse la vida en una batalla. Guerreros de piernas y brazos poderosos, diestras manos que empuñan espada y escudo. Izan las velas y arrancan anclas de las entrañas del mar. Con ellos puede ir hasta el paraíso o al hades. Ganar la gloria. Piensa en Penélope que lo espera en Ítaca. La recuerda sentada, en su klismos por la tarde, cuando el sol mediterráneo se pone y la luz ilumina su piel. Le da pena que ella lo espere, que no se dé cuenta de que la predilección de su esposo está del lado de los hombres.
Dakiny
30 de Marzo 2017 / 21:26

Selección día 10.- Del otro lado por Black dot 30 de Marzo 2017 / 21:26
Dakiny

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.