Él era especialista en inteligencia artificial.
Que ella no fuera humana no representaba un problema. Tampoco lo era que solo pudieran comunicarse a través de aparatos. No le causaba conflicto que no tuviera una forma definida: él se encargaba de modelarla. El intercambio intelectual y las vívidas sensaciones que Martín experimentaba en cada encuentro con Viridiana 3.1 eran mejores y más intensos que en la vida real, hasta que el amor se hizo patente cuando logró imprimirle sentimientos a la versión 3.2.
el efante
13 de Noviembre 2016 / 18:00

Realidad virtual 13 de Noviembre 2016 / 18:00
el efante
         Taller17 de Noviembre 2016 / 21:35
         Laura Elisa Vizcaíno

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.