Luego de jurar que ni la muerte de su esposa los separaría, los familiares más cercanos especulaban que Juan, reventado por dentro, había viajado a Europa o al África para aliviar su pena. Pero nadie podía entender el amor que le profesaba a ella. Para su último viaje solo necesitó una linterna y una pala.
Federico Muro
05 de Noviembre 2016 / 14:52

Nov. 1 - El viaje 05 de Noviembre 2016 / 14:52
Federico Muro
         Taller18 de Noviembre 2016 / 12:09
         Elisa A.

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.