El juego
—Mira qué bonito se siente — me dijo.
Metió la mano en mi pantalón y comenzó a acariciarme. De pronto sentí cosquillas, pero no las cosquillas que mi madre o mi padre me provocaban. Estas salían de otra parte, como si vinieran de un lugar caliente y húmedo.
—No le vayas a decir a nadie, ni a tus papás —me pidió.
—No, a nadie —contesté, pero ella me hizo prometer.
—Lo juro por Diosito que está en el cielo —dije apresurado para poder continuar.
Después cada día, en cuanto llegaba de la escuela y Cande se desocupaba, nos íbamos a esconder al cuarto de servicio que está detrás de la casa.
Fue cuando cumplí trece años que la encontré escondida en el cobertizo del jardín con mi hermano menor. Él prometía que no le diría nada a nadie mientras ella le prodigaba sus deliciosas caricias.
Elisa A.
28 de Abril 2017 / 16:43

Selección del día 1: "El juego", de Black dot 28 de Abril 2017 / 16:43
Elisa A.

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.