Taller del día 16 de Mayo
Miriam Chepsy en reemplazo de Josep Nuévalos


TEXTO SELECCIONADO
“En celo” de Noe
TEXTO PRESELECCIONADO
“De pacotilla” de Esleongo

Noé y Esleongo, por favor, comuníquense enviando correo a miriamchepsy@gmail.com o a mchepsy@hotmail.com
Quienes quieran pedir aclaración a las observaciones que dejo en cada texto pueden también hacerlo a alguno de esos correos o bajo esta publicación porque estaré atenta para responder.

COMENTARIOS

“Con vistas” de Yonosoykafka
Últimamente solo nos llueven ciudades, ciudades enteras con sus moles dentro. Si abrimos los paraguas es por puro simbolismo: que conste, si alguien nos mira, que nosotros nos vinimos a las afueras para tener vistas al mar.

Yonosoykafka : Muy buena la primera frase. Apocalíptica. Pero siento que los paraguas están porque lo pide el tema, no parecen surgir de la necesidad del texto. Te recomiendo que le des otra vuelta para dar un final acorde con esa primera frase y que se sienta necesaria la referencia a los paraguas

“Búsqueda del tesoro” de Liquidambar
La gitana me lo dijo clarito: “en tu próximo viaje, sigue las pistas de los paraguas abandonados y darás con el amor de tu vida, el dueño del paraguas más bello, amplio y fuerte jamás visto, que te cobijará para siempre”.
Recorrí toda Londres hasta dar, en New Oxford Street, con la vidriera de James and Sons, fabricantes desde 1830.
De aquí no me muevo hasta que abran pasado mañana lunes, a las 9 en punto.

Liquidambar: Atractivo texto con una primera frase que atrapa. Pero no queda claro por qué a las puertas de una casa que vende paraguas nuevos (y que existe tal como la mencionas), va a poder seguir la pista de los paraguas abandonados y por lo tanto ni se llega a la situación de tener que explicar o sugerir cómo encontrará al amor de su vida. Si logras darle sentido en forma clara vale la pena que vuelvas a presentarlo.

“En una esquina” de Esleongo
–¡Alto ahí, no se mueva! –le gritó el aparecido ladrón de pacotilla a su pasmada víctima, una anciana como de 80. Ella, incapaz de huir, sacó fuerzas de entre sus arrugas y sorprendió a su asaltante propinándole sendos golpes con su paraguas. El hombrecillo, sin poder reaccionar, le gritó desde el piso:
–Llévese lo que quiera señora, pero por favor ¡déjeme el paraguas!

Esleongo, me parece interesante este texto escrito con humor. Al leerlo, uno se puede imaginar una situación de película muda. Creo que podrías decir de la mujer sólo: “una anciana” porque eso define su estado sin necesidad de aclarar el número 80 propio de un atestado policial pero que no se puede adivinar al ver o vivir la situación. Me parece feliz la idea del texto que nos muestra al agresor convertido en víctima incapaz de defenderse, pidiendo el paraguas y ofreciendo todo lo que ella quiera como si la agresión hubiera partido de la mujer. Al definir desde el principio al ladrón como “de pacotilla” de algún modo anticipa la posibilidad de la situación. Quizás fuera mejor dejarlo en el título o definirlo así cuando ya se ha mostrado como un ladrón “de pacotilla”
PRESELECCIONADA

“En celo” de Noé
Apenas comienza la lluvia, se encabrita impaciente y no me queda otro remedio que sacarlo a recorrer la ciudad. No piense que soy yo quien elige el camino, es él quien se encarga de dirigir mis pasos, siempre por los bulevares concurridos o las calles más comerciales, para fingir encontronazos como este. Si le desobedezco, engarfia el mango alrededor de mi muñeca hasta hacerme daño. Incluso ha sido capaz de volver sus varillas hacia mí, amenazando con introducírmelas en los ojos. Sabe bien lo que busca: an umbrella ¬ (en estas ocasiones, utiliza el inglés). Sus preferidas son las de mango de marfil, tejido de raso y colores pastel, justo como la suya. Fíjese, señorita, parece que ella no lo mira con malos ojos. ¿No cree que deberíamos dejarlos intimar? En el paragüero de esta cafetería, por ejemplo. Así mientras ellos disfrutan un ratito, usted y yo, bien resguardados, compartimos una taza de té.

Noé: Texto muy sugerente. Quizás se podría entrecomillar “un umbrela” está demás la aclaración de que en esos momentos utiliza el inglés o incluso quitar esas palabras, no hacen falta.: “Sabe bien lo que busca. Sus preferidas son…” Y buen recurso el de su dueño que se poya en las conquistas de su paraguas para iniciar las suyas…
SELECCIONADA-

“Agua de acero” de Enigmática
He ahí al gran "estratega" urbanita, en su día más amargo de toda su historia, sin el consuelo de Amparo: un pobre hombre silbando una triste balada, parapetado en las humildes varillas de su invisible paraguas.

Enigmática: Texto confuso. No se entiende el sentido ¿Quién es Amparo? ¿Es un nombre propio o se refiere a lo que ampara? ¿Y por qué está estratega entre comillas? Y ¿por qué es el día más amargo de toda su historia? (debería decir “en el día más amargo de toda su historia”, o “en su día más amargo”) No se comprende el sentido de la frase final, qué significan las “ humildes” varillas y el “invisible” paraguas.

“Cosas que pasan” de José Álvarez
Con la lluvia de sus ojos intentó humedecerlo; pero él, ingeniosamente, sacó el paraguas de su
indiferencia.

José Álvarez: Has introducido el paraguas como metáfora de barrera que permite la indiferencia ante el llanto pero a mi juicio se queda sólo en eso sin aportar elementos que den mayor entidad a la historia.

“En la calle” de Black Dot
Llueve en la ciudad. El cielo gris parece cernirse sobre las sombrillas que avanzan a prisa tratando de esquivarse unas a otras. La tarde empieza a caer y un auto atraviesa veloz. Sus luces ámbar apenas alcanzan a alumbrar, entre la lluvia que ya es tormenta, a la chica que es elevada por el impacto brutal. Cae ella inconsciente. Quizás muerta. Su paraguas empujado por el aire; moviéndose con dificultades como si también estuviese herido.


Black Dot: Creo que te encontraste con dos “paraguas” y cambiaste uno por “sombrillas”. Pienso que hay que buscar otra solución o asumir esa repetición sin miedo porque hay una cierta contradicción en usar esos dos términos. De todos modos, el tema aquí es el choque, la muerte. El paraguas es un elemento, tal como lo presentas, innecesario en el relato, está agregado por la necesidad del tema. Deberías trabajar de otra manera este personaje, hacer que caiga sobre el coche que sigue camino, haciéndole daño en venganza…o quizás que cayera sobre ella, como si quisiera protegerla…dándole así también intención a su acto, dándole “alma” también al paraguas.

“Nueva Babilonia” de Malvadisco
La ciudad destruida se reconstruyó con los sobros de la antigua civilización: muebles, capós de autos, llantas, porcelana y hasta bustos de maniquíes coronando la cúspide de los edificios. Pero unos paraguas sobrantes se introdujeron en el alcantarillado y, abiertos, obstruyeron el desagüe que se derramó en correntada arrastrando aquella babel de basura hacia el mar.

Malvadisco, utilizas la palabra “sobros” y no “sobras” que es la que puedes encontrar en el diccionario de la Real Academia. Creo que debes corregir esto. La idea de la ciudad destruida tiene fuerza y la babel de basura que va al mar también. Pero la explicación de los paraguas resulta forzada, más como necesidad del tema que como necesidad en el relato. Si imaginaste con claridad la escena, habría que darle más protagonismo a cómo los paraguas provocan el desastre, más verosimilitud a la situación.

Un saludo a todos los seres humanos de este puerto (evitando el sexismo de todos y todas)
Miriam Chepsy
miriam chepsy
17 de Mayo 2017 / 15:12

TALLER DEL DÍA 16 - SUSTITUYENDO A JOSEP NUÉVALOS 17 de Mayo 2017 / 15:12
miriam chepsy
         sin titulo20 de Mayo 2017 / 14:35
         Enigmática
         Taller20 de Mayo 2017 / 14:36
         Enigmática
                  Enigmática23 de Mayo 2017 / 00:13
                  miriam chepsy
         Gracias Miriam!24 de Mayo 2017 / 17:28
         Black Dot

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.