Podría cantar una solemne canción a media noche (09:36 am peninsular, relativa al horario del sueño) pero solo me da por llorar en esta triste velada sin acordes. Lo próximo que haga será una cuestión particular de llevar a mi terreno mi propia acusación particular: nadie me dijo por entonces que la lluvia caía sobre picado en mis propias narices, ahora me toca abrir el paraguas y pisar firme sobre los bordillos de esta cuidad sin precedentes.
Proserpina
20 de Mayo 2017 / 14:10

Paraguanón 20 de Mayo 2017 / 14:10
Proserpina
         TALLER22 de Mayo 2017 / 02:01
         el aguila descalza

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.