Tras varios desencuentros con su marido al ir de compras, se le ocurrió hacer algo en beneficio de él y el resto de la humanidad: abrió un negocio en una plaza comercial que ofrece servicios de barbería, sala de masaje, cubículos de descanso con televisores sintonizados en canales deportivos o películas sin cortes comerciales, fuente de sodas, zona de juegos, gimnasio y otras amenidades. Tal ha sido el éxito de “La guardería” que ha recibido miles de solicitudes para abrir sucursales en todo el mundo. Con un matrimonio ahora feliz, recientemente fue nominada para recibir el Premio Nobel por su gran aporte a la paz mundial.
Septentrión
16 de Noviembre 2016 / 04:04

Una buena idea 16 de Noviembre 2016 / 04:04
Septentrión
         Taller día 1618 de Noviembre 2016 / 02:35
         José M. Nuévalos

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.