La fuerza de la lluvia arreció en las últimas horas. Los paraguas, impotentes ante tal situación, no tuvieron más remedio que cambiar de oficio. Esa tarde, la mayoría de las sombrillas consensuaron convertirse en divertidas pirinolas con las que entretuvieron a los hombres, mientras amainaba la tormenta.
José Álvarez
26 de Mayo 2017 / 19:40

Medidas urgentes 26 de Mayo 2017 / 19:40
José Álvarez
         José...26 de Mayo 2017 / 20:30
         SAPO

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.