En su afán de belleza, el patito feo dejó pasar los años, pues había leído, en algún libro, que los patitos como él se convertirían, después de cierto tiempo, en hermosos cisnes. Sin embargo, nunca imaginó que su naturaleza le tenía preparado una belleza distinta a la que él imaginaba. Hoy luce, rutilante y amarillo, detrás de un mostrador con un precio de cinco dólares.
José Álvarez
01 de Junio 2017 / 18:19

Destino 01 de Junio 2017 / 18:19
José Álvarez
         Taller06 de Junio 2017 / 07:28
         Elisa A.

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.