Deseó con todas sus fuerzas ser de carne y hueso. Su deseo se cumplió: el patito de goma se transformó en un ave de verdad. De la tina de baño pasó a un gran estanque donde nadaban más de los suyos. Pero descubrió que eran de madera y, antes de que pudiera huir del engaño, una bala de cazador le partió el corazón.
Malvadisco
01 de Junio 2017 / 22:57

Señuelo 01 de Junio 2017 / 22:57
Malvadisco
         Taller06 de Junio 2017 / 06:44
         Elisa A.

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.