Durante la temporada de caza, las cuadrillas de experimentados monteros y sus perros perdigueros estaban al acecho para hacerse a la mayor cantidad de presas. Pero, más rápido que los disparos, cientos de patos domésticos con su inconfundible “cuac cuac”, pero camuflados de goma y amarillo, lograron activar el sabotaje del primer día.
esleongo
05 de Junio 2017 / 11:09

La engañifa 05 de Junio 2017 / 11:09
esleongo

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.