Preciso cuando empieza a llover, se instala en una concurrida calle de la ciudad. Con su larga perorata, informa a los transeúntes de las bondades de su producto, sin dejar nada al azar: les habla del eje central, de la variedad de colores, que son impermeables, que sirven para no mojarse, y de cuanta cosa. Cuando termina, ha dejado de llover y nadie le compra.
F.C. Perezcardenas
09 de Junio 2017 / 13:47

Sel. del 19: Vendedor de paraguas (por esleongo) 09 de Junio 2017 / 13:47
F.C. Perezcardenas

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.