Conforme la tropa avanza para batirse en el campo de batalla el clarín suena alegre y la bandera con los colores del regimiento ondea gloriosa. Es un día lleno de esplendor. El sol cae brillante sobre la planicie y los uniformes de los dos ejecitos lucen gallardos y altaneros. La carnicería se desata cuando ambos bandos se encuentran cuerpo a cuerpo, Las bayonetas atraviesan piernas, pechos, cabezas corazones. Es el muchacho que toca la corneta uno de los últimos en caer muerto. La ausencia de ruido desconcierta a los soldados que se dan cuenta de que la muerte es muda y quizás también sorda.
Black Dot
21 de Julio 2017 / 20:48

Silencio sepulcral 21 de Julio 2017 / 20:48
Black Dot
         Taller24 de Julio 2017 / 06:25
         Elisa A.

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.