He visto la decepción en las caras de mis camaradas al encontrarme muerto.
Si hubiesen llegado un minuto antes, me habrían visto atado de pies y manos, recibiendo descargas eléctricas e improperios de los malditos japos. Ahora que mi rescate no suma otra medalla a la pechera de su uniforme, ni siquiera se han preocupado por reconocer mi cadáver.
Mónica Brasca
31 de Julio 2017 / 06:41

Selección del 14 de julio: Sin identidad, de Chester Truman 31 de Julio 2017 / 06:41
Mónica Brasca

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.