A la isla de las sirenas alegres los marineros suelen acudir para aliviar sus instintos más primarios. Las prestaciones, eso sí, resultan exquisitas. Solo se permite el acceso si previamente has dejado clavado tu arpón en la orilla, lo que evita ciertas prácticas que no son bien vistas por allí. El servicio se paga por olas.
Homless
13 de Agosto 2017 / 04:09

Máxima discrección 13 de Agosto 2017 / 04:09
Homless
         Potente!13 de Agosto 2017 / 14:37
         Enigmática
         Taller22 de Agosto 2017 / 14:00
         Laura Elisa Vizcaíno

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.