Visto desde el sillón de fina piel, el cuerpo, se aprecia sinuoso, liquido. Por unos cuantos billetes puede bailar y quitarse la ropa. Mostrar los pezones que coronan sus pechos perfectos como frutas hechas de carne; la carne del deseo. Al quitarse la última prenda uno no puede evitar mirar al ombligo y bajar la vista al hermoso pubis. Sus labios se plantan en el oído y su lengua empieza a explorarlo. Pregunta si te gusta lo que vez; si quieres tenerlo todo. “¿todo?”, repites como para estar seguro,
“Si todo”, contesta, todavía pegada a tu oreja mientras susurra el precio de su paraíso terrenal, que también incluye el cuarto de hotel.
Black Dot
14 de Agosto 2017 / 21:00

El deseo 14 de Agosto 2017 / 21:00
Black Dot
         Taller16 de Agosto 2017 / 17:10
         Mónica Brasca

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.