Al verla salir de la piscina se hizo el silencio. Los hombres que se encontraban presentes la vieron con ojos disimulados, aun los que estaban acompañados por sus parejas. Los niños a los que les robaba los últimos minutos de inocencia tampoco pudieron ignorar la insipiencia del deseo. Su hermoso cuerpo; firme; los dedos de pies y manos perfectamente manicurados; la piel bronceada; el cabello negro; el cuello largo; la cara angelical; su pechos cubiertos apenas por el riguroso top del bikini; las piernas esculturales. Detrás de sus pasos quedaban sus huellas húmedas como nuestros sueños de poseerla.
Black Dot
16 de Agosto 2017 / 14:17

Sueños 16 de Agosto 2017 / 14:17
Black Dot
         cambio de titulo17 de Agosto 2017 / 11:02
         Black Dot
                  Taller19 de Agosto 2017 / 11:23
                  José M. Nuévalos

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.