El osado y valiente caballero llegó a la cima de la montaña, escalo la torre del castillo y sin temor alguno enfrentó al enorme dragón de tres cabezas, pero no lo mató. La bella doncella intercedió por el en temible reptiloide.
El síndrome de Estocolmo, se había manifestado.
Jorgiux
16 de Agosto 2017 / 15:06

Interesada 16 de Agosto 2017 / 13:25
Jorgiux
         Analfabeta I16 de Agosto 2017 / 13:29
         Jorgiux
                  Analfabeta II16 de Agosto 2017 / 13:32
                  Jorgiux
                            Síndrome16 de Agosto 2017 / 15:06
                           Jorgiux
         Aclaración previa al taller17 de Agosto 2017 / 05:16
         José M. Nuévalos
                  Respecto a la aclaración17 de Agosto 2017 / 08:40
                  Jorgiux
         Oxímoron17 de Agosto 2017 / 09:08
         Jorgiux
         Taller de "Síndrome"19 de Agosto 2017 / 11:26
         José M. Nuévalos

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.