No estaba acostumbrado a acudir a aquellos locales de "señoritas estupendas". Así que siguiendo una antigua recomendación materna, " adónde fueres haz lo que vieres", se fijó en aquellos marines estadounidenses, que con gestos y tocamientos procaces se acercaban ansiosos a las chicas. Pero, José tuvo la mala suerte de que le tocó una novata, para la que era su primera noche en el mundo de la noche. Por eso cuando este le tocó el trasero e intentó besarle sus pechos le propinó una bofetada que se oyó en todo el local. El joven imberbe, abochornado y profundamente avergonzado, optó por abandonar el local sin mirar atrás.
Saudade
24 de Agosto 2017 / 16:10

La primera vez 24 de Agosto 2017 / 16:10
Saudade

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.