Convencidos de que el primer amor marca para siempre a la mujer, los habitantes de Céfiros rivalizan en ofrecer a Dánae joyas y objetos labrados en el oro más fino. Muchos, desde el tirano Policdetes hasta algún humilde pastor, se vanaglorian de haberla seducido. Mas lo cierto es que ella solo goza del sexo cuando, desnuda sobre el suelo de la azotea, introduce su mano entre las piernas y separa con delicadeza los labios para que la lluvia la penetre hasta lo más profundo.
Por temor a herir el orgullo de Zeus y desencadenar su furia, la hermosa Dánae guarda su afición en el mayor secreto. Nadie debe saber que no es el aguacero violento, sembrador de truenos, el que la hace estremecerse hasta desfallecer, sino ese calabobos manso y menudo que los astures llaman orvallo.
Mónica Brasca
25 de Agosto 2017 / 11:57

SELECCIÓN DEL 14-08: Huella divina, de Perseidas 25 de Agosto 2017 / 11:57
Mónica Brasca

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.