Cuando traté de levantarme sentí un fuerte dolor en ambos costados. Me tenté con la esperanza de haber sido bendecido no con una, sino con dos Evas. "Estate quieto, ya viene la ambulancia. Y mi marido ya se fue", silbó una voz como de serpiente a mi lado.
Mónica Brasca
25 de Agosto 2017 / 11:59

SELECCIÓN DEL 14-08: Despertar en el paraíso, de Ángel Azul 25 de Agosto 2017 / 11:59
Mónica Brasca

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.