A John le prohibió tener novia y lo obligó a vestir de traje junto al resto de chicos de la banda. En un acto de desafío, Lennon se casó y tuvo un hijo. Incansable, Epstein redobló sus atenciones y le enviaba cartas en donde le suplicaba por un poco de esa vitalidad de caderas que derramaba en el escenario. Cuando el representante publicó su biografía, John, con calculada malevolencia, le sugirió de título “el maricón judío”. De una sobredosis de barbitúricos, el manager se suicidó. Libre al fin de aquella figura omnipresente, Lennon descubrió que nadie había contratado pasajes ni hecho las reservaciones para las giras del grupo. Incluso su ropa estaba sin doblar encima del armario.
Malvadisco
14 de Septiembre 2017 / 21:11

La sombra 14 de Septiembre 2017 / 21:11
Malvadisco
         Taller16 de Septiembre 2017 / 16:04
         Mónica Brasca

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.