Durante las horas diurnas, las prótesis mantenían la belleza bobalicona de Paul en el rostro del doble. En la noche, aquel retiraba los postizos y las capas de maquillaje hasta que solo quedaba Billy Shears, el sustituto del verdadero Paul McCartney. A pesar de sus esfuerzos por replicar al difunto, los chicos del grupo lo llamaban, despectivos, “Faul”. Para silenciarlos, les envió a unos matones y ellos le mandaron aquella cosa en cuya cabeza, envuelta en un turbante de carne, sobresalía dos colmillos y los inconfundibles ojos de color hazel. Desde entonces, Billy contribuyó de buena gana a dejar una serie de pistas sobre el destino de Paul en cada uno de los álbumes.
Malvadisco
17 de Septiembre 2017 / 23:35

La morsa 17 de Septiembre 2017 / 23:35
Malvadisco
         TALLER20 de Septiembre 2017 / 03:29
         el aguila descalza

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.