Las animadas reuniones que organizaba los viernes en mi departamento interrumpían el sueño de mi hermosa vecina, cuyos frecuentes gemidos y jadeos me alteraban y no me dejaban dormir mientras fantaseaba. En ocasiones discutíamos acaloradamente sin llegar a ningún acuerdo. Todo cambiaría aquella noche de viernes que preparé una cena gourmet con un buen vino, puse velas en la mesa, música suave y dejé la puerta entreabierta.
el efante
19 de Noviembre 2016 / 23:59

La curiosidad 19 de Noviembre 2016 / 23:59
el efante

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.