—Vine al Smithsonian porque me dijeron que aquí vivía mi padre, un tal Augusto Monterroso —dijo el dinosaurio al bedel.
Lo condujo a la magna sala y cuando estuvo frente al fósil de su progenitor se irguió sobre sus patas traseras, luego se desplomó, dio un golpe seco contra la reliquia y se fue desmoronando como si fuera un montón de meteoros.
Meminero Tui
15 de Octubre 2017 / 21:23

Museo 15 de Octubre 2017 / 21:23
Meminero Tui
         Devolución texto SELECCIONADO - DÍA 15 19 de Octubre 2017 / 18:59
         Leandro Surce
                  Gracias19 de Octubre 2017 / 22:20
                  Meminero Tui

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.