Como un primer acto se criticó la historia por ser confusa y breve. El número de palabras, solamente siete, tampoco ayudó a los que defendían al escritor a tener más argumentos; a resguardar su memoria de la implacable opinión de sus detractores. La segunda orden fue retirar la hoja del cada uno de los volúmenes impresos, pero no funcionó porque muchos lectores apasionados guardaron sus libros con celo. Entonces se ordenaron los allanamientos de morada y todos los tomos fueron expugnados de casas, bibliotecas y librerías para después quemarlos. La historia, pensaron los expertos, seria olvidada con el tiempo — después de todo a quien le interesa que alguien despierte y encuentre a un dinosaurio de este lado del sueño.
Años después en aquel país, la gente repetía a baja voz el nombre del escritor y el dinosaurio era lo primer en llenar su imaginación.
Black Dot
16 de Octubre 2017 / 15:49

Circulo de lectores 16 de Octubre 2017 / 15:49
Black Dot
         corrección16 de Octubre 2017 / 15:52
         Black Dot
                  Taller18 de Octubre 2017 / 11:01
                  José M. Nuévalos

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.