Está muy bien recurrir a la locura como recurso interpretativo. Ciertamente la locura siempre funciona como un “comodín explicativo”: allí donde no puede darse cuenta de algo racionalmente, la locura salva la cuestión. Sin embargo, el microcuento resulta demasiado lineal. Se agota en la constatación de la locura y del sinsentido por parte del galeno. Pensar que el dinosaurio podría ser un ser humano disfrazado de dinosaurio es una muy buena salida. Podría ser el puntapié para nuevas alternativas de microrrelato.
Leandro Surce
19 de Octubre 2017 / 19:08

El engaño 15 de Octubre 2017 / 16:05
Leogilmur
          Devolución texto 19 de Octubre 2017 / 19:08
         Leandro Surce

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.