Cuando el escritor despertó, ella estaba ahí, amenazante, y él volvió a entrecerrar los ojos fingiéndose dormido. Durante años, Augusto la mantuvo aletargada, mientras se hacía famoso con aquella inmovilidad del fósil viviente. Pero algo creció en su interior, que la hizo cambiar. Ahora se empolvaba y salía a pasear a la calle. Entretanto, Monterroso empollaba el huevo de la dinosauria.
José M. Nuévalos
27 de Octubre 2017 / 12:16

Selección del día 16 - "Círculo de lectores" de Black Dot 27 de Octubre 2017 / 12:14
José M. Nuévalos
          Selección del día 16 - "Cambio de roles" - de Malvadisco27 de Octubre 2017 / 12:16
         José M. Nuévalos
                  Selección del día 16 - "Actoral" - de Meminero Tui27 de Octubre 2017 / 12:19
                  José M. Nuévalos

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.