El hombre abre el libro y se encuentra con la historia. Es poco creíble y extremadamente corta; tanto, que el final llega súbito y no le da tiempo de digerir la trama. Repite la lectura tres veces con el mismo resultado. Odia el hecho de no entender quién es el protagonista, si la bestia o el hombre que despierta. Enfadado, avienta el libro que se deshoja al estrellarse contra la pared, y se va a acostar. En la biblioteca el dinosaurio duerme y Monterroso vela su sueño.
Mónica Brasca
03 de Noviembre 2017 / 11:12

Selección del 14-10: “El vigía de sueños”, de Black Dot 03 de Noviembre 2017 / 11:12
Mónica Brasca
         Selección del 14-10: “La isla emergente”, de Malvadisco03 de Noviembre 2017 / 11:13
         Mónica Brasca

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.