—Eres un auténtico hijo de puta, te odio — dijo ella. Él agachó la cabeza y lo admitió sin reparo.
—Tienes razón, pero yo te amo en verdad — respondió él.
Discutieron un rato más, hasta que la disputa se tornó en un abrazo, y de ahí a lo que le sigue. Al terminar, él exclamó:
—Por cierto, mi amor, mi madre ya se retiró del negocio.
Éctor Sinache
20 de Noviembre 2016 / 18:56

Regeneración 20 de Noviembre 2016 / 18:56
Éctor Sinache
         TALLER24 de Noviembre 2016 / 12:54
         el aguila descalza

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.