Como los textos están muy abajo, para facilitar el acceso a éstos, los copio y pego aquí.

Frente al espejo, por esleongo.
El dinosaurio no sabía que alguien iba a dormir a su lado y que Monterroso, oculto entre los árboles, lo atisbaba con su catalejo. De haberlo sabido, no se hubiera dejado ver con su cresta despeinada, ese tufo carroñero insoportable y las garras embarradas.

COMENTARIO
Buena réplica al micro de Monterroso. Es ingenioso el hecho de esa coquetería del famoso dinosaurio, una vez supo pasaría a la posteridad. Un detalle casi tierno.

“lo atisbaba con su catalejo.” Yo vería más encajado otro tiempo verbal: “atisbaría”.
Nada más que objetar. No veo incorrección alguna, aparte de ese matiz, que tampoco es tan relevante.
Saludos,
loladiaz@gmail.com

SELECCIONADA
-----------------------


Volver a dormir, por Black Dot
Digamos pues que el dinosaurio estaba ahí cuando el escritor despertó. Pensemos que se espantó. Un aire frio debió de haberle recorrido la espalda. ¡Quien carajos no se asustaría al vivir algo así! Es terrible el solo hecho de pensarlo, cuantimás de experimentar su existencia. Yo, Nada más de vivirlo, siento deseos de dormir y regresar al sueño donde el dinosaurio es solo eso, un dinosaurio.

COMENTARIO

Black Dot, no veo muy clara la intención de tu mini. Incluso me confunde un poco. No estoy segura sobre quién hablas en cada momento, si del escritor o del dinosaurio.

¿Por qué habría se asustarse? ¿Por el hecho de que pasaría a la posteridad (dando por hecho que aquí te refieres al saurio). Aún no sabría que iba a ser célebre.

Quizá todo encierra más de lo que yo capto, pero ése es el problema, que no me transmite ideas claras ni emoción, si bien, cumple perfectamente la consigna.

Saludos,
loladiaz@gmail.com
-------------------


Viaje a través de la fábula, por Eneas.
En la última entrevista que Augusto Monterroso concedió a la prensa, le preguntaron cómo quería ser recordado.
-Como oveja negra, desde luego, aunque para los críticos siempre seré un dinosaurio. Al final, no importa lo que ustedes o yo pensemos: no faltará el simio que diga que, en realidad, siempre fui un camaleón.

COMENTARIO
Un buen juego, como dices en el título, manejado al estilo de fábula.
Tiene un punto ingenioso y alocado, pero no me convence lo suficiente, aunque está pulcra y hábilmente desarrollada y condensada.
Saludos,
loladiaz@gmail.com
----------------
Pesadilla, por Meminero Tui.
Un pariente de Augusto Monterroso dio una entrevista a un semanario. En dicho reportaje contó anécdotas. Entre ellas, una aterradora.
Dijo que al autor lo agobiaba un sueño recurrente. Despertaba espantado. Intentaba volver a dormir y a veces lo conseguía, pero se lo impedían los rostros iracundos de Tolstoi, Dostoievski y Balzac, entre otros. Lo señalaban con índice flamígero y le recriminaban que escribiera “textitos”, “minucias”. De pronto surgía Proust: ojeroso, con su mostachón engominado, mordisqueaba una madalena y gritaba:
—¡Chorradas, clichés, blagues!
Los demás reían y mientras lo hacían se convertían en dinosaurios y lo miraban con desdén.
Si lograba conciliar el sueño, cuando despertaba sus detractores seguían ahí.

COMENTARIO
De este texto, me gusta la idea, el desfile de escritores, cada cual con su crítica, y sobre todo, la imagen de Proust saboreando su madalena.
Lo onírico, los sueños absurdos y vivaces, siempre me han atraído. Lo narras bien y el cierre me parece redondo. Nada que objetar a la forma.
Saludos,
loladiaz@gmail.com
SELECCIONADA



Tequila
08 de Noviembre 2017 / 12:34

Aquí va el taller exprés del día 5, que faltaba. 08 de Noviembre 2017 / 12:34
Tequila
         Hola19 de Noviembre 2017 / 19:11
         Meminero Tui

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.