Para limar asperezas con mis sentidos, los invité a un almuerzo pero el ambiente no fue el mejor: el olfato olía a feo; la vista no tenía gafas mi para mirarme a los ojos; a mi diestra, sólo oídos sordos; el tacto, algo nervioso, ni se sentía; y el gusto, displicente, no probó bocado alguno. Como con ellos no logro llegar a ningún acuerdo, lo mejor será llamarlos uno a uno y despedirlos con justa causa.
esleongo
08 de Noviembre 2017 / 14:08

Liquidación 08 de Noviembre 2017 / 14:08
esleongo
         Excusas...se fue un mi por ni08 de Noviembre 2017 / 14:42
         esleongo
         Taller09 de Noviembre 2017 / 03:37
         Tequila

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.